Notizie

“San Miguel de Septiembre”: palabras e imágenes

El noventa y las celebraciones de septiembre en honor a San Miguel han llegado a su fin: una fiesta inusual, fuertemente condicionada por la emergencia de la pandemia y las reglas contra la propagación del virus.

Y, sin embargo, una celebración que se caracterizó aún más por ese aroma de sagrado, religioso, fe y devoción, que la hizo íntima, destinada a una relación muy personal entre los fieles y el Arcángel. 

San Miguel, maestro y compañero de oración: así lo llamó el Padre Mattia Skiba, cuando dio un título a las reflexiones de los nueve días que se preparan para la Solidaridad del 29 de septiembre. Michelita, con un estilo muy empático y con un contenido muy profundo, hizo hincapié en la importancia de la oración, no como práctica religiosa, quizás desvinculada de la realidad, sino como alimento necesario para la vida cotidiana. 

“La oración nos acerca a Dios, nos hace conocer su voluntad”: comentar la Palabra del XXVI Domingo del Tiempo Ordinario, Mons. Francesco Pio Tamburrino reforzó el tema de los nueve, añadiendo que “debes ser capaz de decir “sí” al Señor y realizar su voluntad en circunstancias concretas.” Presidiendo la Celebración del 27 de septiembre, el Arzobispo Emérito de Foggia-Bovino inauguró las solemnes funciones micaliianas, consolidando su fuerte y diez años de relación con el santuario de Gargano, para el cual, como abad de Monte Virgen, compartió proyectos, trabajo e intenciones espirituales con la comunidad benedictina que custodiaba la Santa Cueva.

El domingo terminó con otra cita “orante” con una… joven: los chicos del Monte Sant’Angelo, de hecho, animados con el canto, con las lecturas, con su presencia la vigilia de adoración en la Santa Cueva. Frente al Santísimo Sacramento y el Arcángel, han puesto todas sus aspiraciones, sueños, temores, expectativas para la vida que les espera.

El 28 de septiembre es el día en que la ciudad se encuentra con su Patrona. En una forma sobria y casi silenciosa, las autoridades gubernamentales colocaron primero una corona de flores frente al obelisco que recuerda la cuarta aparición y luego participó en la concelebración eucarística, durante la cual se perpetúa el tradicional rito de ofrenda de cera. Este gesto ha expresado evidentemente el deseo de toda la población, confiada a la intercesión del Arcángel, de “brillar”, de estar vivo y de encontrar luz en este mundo tan lleno de tinieblas y sombras. “Que sigais disfrutando de la protección del Arcángel y seáis esa luz que básicamente no ilumina la Santa Cueva, sino que de alguna manera ilumina el camino de esta comunidad libre de condicionamientos que pueden significar la presencia del mal en todas sus manifestaciones”: este es el deseo que el arzobispo emérito de Lecce, Mons. Domenico D’Ambrosio, dirigido a los fieles, montañeros y extraños. , presente y conectado vía streaming, durante su homilía.

El 29 de septiembre, la Iglesia Universal celebra al gran Arcángel Miguel.

La devoción al Príncipe Celestial toca, de hecho, todos los puntos de la Tierra: especialmente en este tiempo de pandemia, los innumerables mensajes, los contactos en línea frecuentes, las peticiones incesantes de oración atestiguan el recurso confiado a Aquel que está ante Dios por los cristianos de todos los continentes.

“San Miguel es un ángel de paz, Ministro del Señor, ángel victorioso, protector hacia los oprimidos y débiles, guía, triunfante, compañero de la luz, el ángel que grita la dignidad de Dios”: parafraseando el himno compuesto por Mons. Marco Frisina, en la Divina Eucaristía de los Mons francos de la mañana, el Franco de Franco Moscone esbozó algunos atributos del Arcángel, “traduciéndolos” y representándolos como instrumentos concretos. Desde su toma de posesión, el Pastor de la Diócesis de Manfredonia – Vieste – San Juan Rotondo ha demostrado una gran sensibilidad y fuerte atención a la dignidad del hombre y a la preservación del territorio, social y ecológico. Estos temas fueron objeto de la reflexión que el arzobispo compartió durante la concelebración eucarística que tuvo lugar por la tarde, al aire libre, frente a unos mil fieles y en directo en televisión en la emisora Padre Pío TV: “Suplico al Arcángel Miguel para que, una vez liberado de las garras del coronavirus, se mantengan vivos los valores de compartir y solidaridad; Ruego al Arcángel Miguel que sane el corazón de todo devoto y ciudadano gargantuano con el bisturí de su espada, haciéndole capaz de escuchar, sensibilidad fraterna y colaboración; Imploro al Arcángel Miguel que nos ayude a crear una sociedad más cohesionada y una Iglesia más al estilo del Evangelio, una Iglesia madre de corazones capaz de generar relaciones de amor. Amén.

Como ha sido tradición, la celebración eucarística del 30 de septiembre representa el cierre de las celebraciones pero, sobre todo, un momento de agradecimiento: a Dios por dar al Arcángel y por conceder otra oportunidad para honrarlo; San Miguel, que sigue velando por su pueblo; a los fieles, que con creciente fe y veneración han participado en las funciones sagradas; empleados, voluntarios, colaboradores y benefactores del Santuario que generosa y comprometidamente se dedican al servicio de Dios y de los peregrinos.  Los Santos Misterios fueron oficiados por el Obispo de Cerignola – Ascoli Satriano, Mons. Luigi Renna, quien regresó a la Santa Cueva después de haber gobernado la Diócesis Sipontino-Garganic como AdministradorA Apostólica antes del nombramiento de Mons. Moscone.

Raffaele di Iasio

Post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.