Con el corazón lleno de alegría y abiertos a la sorpresa de Dios, celebramos la Resurrección de Cristo, que ha triunfado definitivamente sobre la muerte. El anuncio de la Pascua, además de sembrar alegría y esperanza, nos lleva a tener la misma prisa de Pedro y Juan que, al amanecer…...