“Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn 3, 16). Con renovado asombro contemplamos a Cristo Jesús en el misterio de su Encarnación. El Hijo del Padre Eterno sale del…...