La liturgia del XVIII Domingo del Tiempo Ordinario / A se mueve dentro de una atmósfera simbólica para hablar del cuidado amoroso del Padre que alimenta a sus hijos. En muchas culturas, el pan y el agua no son solo alimento físico, sino alimento espiritual y un signo de comunión.…...